domingo, 10 de enero de 2010

Eras


Eras lo preciso, lo justo.
Lo que nunca me faltaba;
el alimento, el azúcar,
la sal del mundo.

Eras y por ser te amaba.
Solo por ser,
nada te pedía, aunque todo me lo dabas
aún sin querer.

Eras donde las cosas no son,
donde las personas mienten;
derecha, tierna,luminosa,
desafiante, humilde, generosa.

Tu eras.
Y había luz donde tu estabas.
Una sola mirada tuya
y el sol se deshacía en cascadas.

Eras en el aire
en la tierra, en el agua,
siempre atenta o descuidada,
cada segundo distinta, cada minuto entregada.

Eras tanto, tanto,tanto...
que mi ser se alimentaba
con tu aliento de canela
sobre mi aura de hada.

Eras mineral celeste
sobre la tierra.
Celestina y frágil,
útero eterno, casa primera,
inicio, cuidados, amor del bueno,
enemiga a veces,
pero siempre eras.

Y tanto fuistes,
tanto andastes,
tantas noches enlutadas
cantando nanas de sangre
tantos días mentirosos,
tantos llantos huérfanos de amor,
tantas veces respirastes
tanto me quisistes madre
que ahora no se quien soy
en el frio de esta tarde.

Florinda
águila dorada

No hay comentarios:

Publicar un comentario